8 de septiembre de 2016

S.O.S. Sola con la trupe

A partir del lunes 12 comienzan mis mañanas...

     Mi situación: estoy con tres niños pequeños, entro a trabajar a las 9 y estoy sola en casa desde las 7:30 (o antes).... 
¡¡PELIGRO!! 
     Sí, si no quieres convertirte en una mamá (o papá) gritona, metiendo prisa a los niños, olvidando cosas importantes..... lee esto que seguro que te interesará.


     Lo que escribo es fruto de las situaciones que viví el curso pasado estando sola para apañar a los niños para ir al cole y luego irme a trabajar. ¿Os ha pasado? En casa te vuelves loca por las mañanas, porque, ni pueden llegar tarde los niños ni puedes llegar tarde tú.. al final acabas gritando, corriendo y sudando, yendo demasiado deprisa con el coche o por la calle... Una odisea salir de casa con tres (o dos o incluso uno) niños pequeños. Al final llegaba al trabajo con el tiempo justo, se me había olvidado algo importante (las llaves del trabajo, o el desayuno, o la botella de agua...), con mal humor, a veces un poco desaliñada... vamos, un poema. 

     Por eso este curso decidí que no iba a hacer eso. Me niego a tener que estar metiendo bulla a los niños (que en parte el llegar tarde casi nunca es su culpa) y hablarles de mala manera, o estar agobiada con llegar tarde o después tener ese sentimiento de culpa por no saber organizar una simple mañana.... 

Aquí os cuento un poco las conclusiones a las que he llegado:
"La mañana relajada comienza con una noche anterior aprovechada" Mami C.  

La tarde/noche antes:   ¿Qué tengo que hacer? 
  • Primero tener claro en qué pierdes más el tiempo por las mañanas (preparar la ropa para ti o los niños, el desayuno, el aseo...) sabiendo en qué fallas podrás establecer una rutina que te ayude.  Nosotros perdíamos el tiempo en preparar la ropa para ponerse. Y si había que planchar algo ya ni os cuento.. Pequeñas acciones que puedes dejar listas la noche antes sólo te quitarán 10 minutos de tu tiempo y los ganarás por las mañanas. Diez minutos pueden ser la diferencia entre llegar puntual o antes y llegar muy tarde.
  • Los desayunos: ¿tomas café?  Nosotros sí, por lo que he comprobado que si por la noche me dejo la cafetera lista solo para pulsar un botón , gano unos minutos valiosos. Parece una tontería pero no lo es, si eres de esas personas que necesita una ducha o el aseo antes de hacer cualquier otra cosa, antes de entrar al baño solo tendrás que pulsar un botón, cuando salgas ya tienes tu café listo para servir. 
  • Deja los útiles del desayuno a mano (tu taza favorita, el azucarero con azúcar - lógico ¿no? Pues seguro que no soy la única que se ha puesto a rellenar un bote de azúcar por las mañanas ehhhh!!!!!, las tazas favoritas de los niños --¡¡yo quiero mi taza de Barbapapa!!-- (y ahí esa madre que consiente a su niño y se pone a buscar la taza en el lavaplatos y donde quiera que esté porque la usa para todo)
  • Deja la mesa con el mantel puesto por la noche. He desayunado infinidad de veces de pie y es una tontería. En nuestra cocina no hay espacio para una mesa por lo que comemos en la mesa de comedor del salón, y por no perder tiempo en despejar la mesa, poner mantel y demás, terminábamos desayunando de pie en la cocina. Pues yo quiero empezar bien el día y quiero cumplir el objetivo de desayunar en condiciones (ya no solo era el desayunar de pie, era el desayunar mientras que vas sacando la ropa, o vas despertando a los niños o vas abriendo ventanas o metiendo el desayuno del cole en las mochilas.... ) O desayunas en condiciones si es que es lo que quieres o no desayunes. Ganas en salud y en tranquilidad. [Si te pones la televisión que sea un noticiario corto o no pongas la tele, puede ser un buen momento para charlas matutinas con tu pareja si los niños aún duermen].
  • Cuando empiece a refrescar (que por el camino que vamos en Málaga volveremos a tener un Veroño en toda regla) ten las chaquetas o rebecas localizadas. Puede ser que una mañana te levantes, te asomes a la ventana y llegue un fresquito agradable (mis ganas de invierno jeje). No pierdas el tiempo en pensar y buscar a ver dónde dejaste aquélla rebeca o aquélla chaquetita fina del niño que... Pues eso, tenlo en cuenta.
  • El desayuno de los niños [el que le mandas para el colegio]: obviamente no vas a preparar fruta o un bocadillo por la noche, pero sí que puedes dejar la bolsita o el tupper preparados y la bebida si es zumo o batido, preparados.  Ten siempre algo en la despensa que puedas coger rápido si surge algún imprevisto (tu despertador no ha sonado, tienes que hacer algo que olvidaste...) como por ejemplo galletas o magdalenas ya envasadas. Si pones una botellita de agua en sus mochilas o incluso para ti, rellénala por la noche, no esperes a la mañana siguiente [experiencias que o bien derramas la mitad del agua sobre la encimera con las prisas o se te olvida...]
  • Ropa: importantísimo dejarla preparada la noche antes, [en esto es donde perdía más tiempo] dentro del armario o fuera a mano de los niños (los que se visten ya solos... de esos solo tengo uno y.....). Pueden ocurrir accidentes (se derrama algo, o la pasta de dientes mancha la camiseta, el bebé te echa una bocanada o lo que sea) por lo que ten siempre un conjunto completo de repuesto (para tí y para los peques).
  • Transporte: si usas el coche y no tienes garaje como es mi caso, intenta dejar el coche aparcado lo más cerca de la puerta de casa. Si llueve no tendrás ni que abrir el paraguas y si está aparcado muy lejos se pierde mucho tiempo. 
  • Tú misma: si no quieres ir con tu cara de cansada, esas ojeras porque no has dormido bien, y eres de las que necesitan tiempo para arreglarse deja tus cositas a punto (el lápiz de ojos con punta, el rimel a mano, los pendientes que hacen juego con esa ropa o el pañuelo del cuello...). Por experiencia sé que se pierde un montón de tiempo buscando cosas a última hora...
  • Realmente haciendo estas pequeñas cosas consigo esto: dormir más relajada y tener una mañana relajada también.
Por la mañana ya...
1. La hora de despertarse: pon el despertador a LA HORA a la que realmente tienes que despertarte (como mucho cinco minutos antes). Si pones el despertador quince minutos antes de que sea la hora "real" de levantarte... al final con el rollo ese del despertador que suena a los cinco minutos, o a los diez... te quedas dormida. Confieso (que no sé cómo) he parado el despertador completamente sopa y he seguido durmiendo tan pancha... Claro, si pongo el despertador mucho antes pues al final tengo más sueño y me quedo dormida. Aquí ya cada uno sabe cómo debe poner el despertador, yo hablo de mi caso personal jajajaja. Eso de cinco minutitos más.... a mí no me sirve!
2. Si has seguido los pasos la noche anterior no te levantarás con prisa o con mal humor. Sabes que lo tienes todo controlado y que el tiempo que tienes es de sobra. Por eso mismo... no te duermas en los laureles.... A mí me ocurre mucho con el móvil, (ya haré otra entrada con este temita...), acabo distrayéndome sólo con cogerlo para escribir un mensaje importante [al final te lías a mirar lo que tenías en las notificaciones, una cosa te lleva a la otra y... ahívá, el santo al cielo! ]
3. El despertar de los bichillos, uy, digo niños. A los míos les cuesta mucho levantarse [depende de para lo que sea, claro está... ~_~ ] Cuando no es uno... es otro, y eso es un sinvivir, por eso comenzamos pronto, quince o veinte minutos antes de que obligatoriamente tengan que ponerse en movimiento. Para los niños es muy importante establecer una rutina. Cuando os hablaba antes de lo que había que preparar la noche anterior se me olvidó decir algo obvio: acostar a los niños pronto. Si se acuestan a una hora decente (antes de las 10) al día siguiente será más fácil la hora de levantarse [comprobado]. La rutina de por la mañana debe seguir un orden (si los vistes como primera acción puede que con el desayuno se ensucie y ya empezamos, gritos, cambios de ropa, caos...), primero el miniaseo (un pipí y lavarse manos y carita). Luego el desayuno (si se manchan el pijama se lo quitas y ya está pero no es lo mismo que se manche la ropa recién puesta) después del desayuno y antes de ponerse la ropa, lavarse bien la cara (esos churretes de nesquik) y los dientes. Luego a vestirse y a guardar el desayuno en la mochila. Es importante acostumbrar a los niños a ser autónomos, pero también es verdad que a veces se nos olvida que son muy pequeños y que les exigimos como si fueran casi adultos y no creo que eso sea tampoco algo bueno, ya sabemos que la virtud está en el medio. Antes de que supiera ponerse pasta de dientes en el cepillo se lo dejaba yo preparado en el baño, pero ya sabe ponerla él solo (Hijo A.) y al mediano aún le dejo su cepillo preparado. Aunque sea él solo el que se lava dientes y cara yo estoy cerca para ayudarlo si es necesario. 

4. El bebé. Si además de niños pequeños tienes un bebé la cosa se complica un poquito más... Al igual que con los niños deja sus cositas preparadas. Yo tengo la gran suerte de que bebé A.C. se queda en la casa de la abuela M.J. por lo que no tengo que ir muy lejos a dejarla, le dejo su comida preparada.  Cada bebé es un mundo, A.C. toma bibi y no pecho por lo que se puede controlar mejor (cuando tomaba pecho por la mañana era mucho más difícil, lo bueno es que estaba de baja maternal y se podía sobrellevar mejor porque no había prisas por llegar luego al trabajo). 
5. Como dejas la casa: pues como se pueda dejar y punto. No va a venir nadie de visita mientras trabajas así que lo importante no es dejarse la casa de punta en blanco. Si tienes tiempo ese día podrás hacer las camas, ventilar, dejar el baño medio-qué y los pijamas en su sitio, y habrá otras veces que al cerrar la puerta de casa desearías tener los poderes de Mary Poppins para con un poco de azúcar y la píldora esa y con un chas de los dedos se empiece a recoger solita la casa...  Tranquila o tranquilo, lo importante no es dejarse la casa perfecta, es que tú y tus niños lleguéis a donde tenéis que llegar. ¿O no? 

6. El tráfico... El colegio de los peques no está cerca de casa por lo que debo llevarlos en coche. Hay que colocar a los niños en sus respectivas sillas y eso lleva tiempo. Aunque la circulación sea por ciudad hay que cerciorarse de que están bien abrochados. Si el mayor ya sabe abrocharse es una ventaja, solo tendrás que comprobar. Y al resto tendrás que colocarlos. El camino que cojo para ir es el fruto de muchos itinerarios distintos, a base de ir probando distintas rutas he llegado a ese. Al igual que la vuelta hacia mi trabajo cambia según el día que sea, por lo que puedo controlar únicamente las rutas pero no la densidad del tráfico o el camión de turno o el coche que va de ruta turística a diez por hora... Ten presente siempre que si llueve... hay que adelantar todo el proceso diez o quince minutos. 



Bueno, pues hasta aquí mi experiencia con las mañanas y la trupe. 

Un abrazo 
Mami C. 

5 comentarios:

  1. Anónimo8/9/16 16:17

    Me ha encantado la entrada!! Ya hay cosas que hago cuando estoy con los tres yo sola, pero me has dado muchas más ideas! Gracias C. Nuria.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9/9/16 14:40

    El artículo genial Ceci! Yo tengo sólo una peque y hago en algunos casos exactamente lo mismo que acabas de escribir... Ajajajaja la diferencia es que no tomo café y tomo colacao que lo preparo en un periquete y mientras se está calentando en el micro voy haciendo otras; no sabía lo que se podía hacer en un minuto hasta que lo probé ajaja.Genial Ceci! Gracias x tus consejos, algunos no lo había hecho!. Moniki

    ResponderEliminar
  3. Pues... yo, como sabes, no tengo críos. Pero intento también hacer como dices y optimizar mi tiempo por las mañanas. La asignatura pendiente siempre es lo del "preparar la ropa" la noche antes. Eso... eso es algo que sé que debo hacer pero que, seamos realistas, rara vez hago xD

    Digo a mi favor que, por lo general, no tardo mucho en ello por dos motivos. El primero porque, pese a que, a simple vista por lo que voy a decir pueda parecer que me encanta ordenar, en realidad, lo odio. Así que cuando hago el cambio de armario por temporadas, me encargo de ordenarlo de modo tal que no tenga que volver a ordenar hasta el siguiente cambio de temporada xD. Ordeno por derecho y de una vez, de forma que pueda buscar mi ropa y conjuntos sin pensar y casi sin ver. Sí, sí. Cuelgo la ropa por gamas de colores y diferenciando lo que es de vestir de lo de diario. Procurando, más que nada con las camisas, no colgar más de una en una percha. A ver... si son blancas o negras, me da igual ponerlas en la misma percha. Porque si un día quiero una camisa blanca, sé que me vale cualquiera de esa percha. O si quiero una de ellas en concreto, sé que estará ahí. Pero con las de cuadros, por ejemplo, si quisiera una en concreto me tendría que poner a buscar como una mona cuál es la que quiero ponerme si estuvieran todas en la misma percha. Así que una para cada una y las localizo del tirón. Ropa vaquera toda seguida. Camisas informales que te pones con los vaqueros, al ladito y por colores. Idem con la ropa de vestir. Todos los trajes a un lado. No sé... Algo que parece un coñazo en realidad no lo es tanto. Porque puestos a colgar ropa en el armario cuando haces el cambio de armario, te da igual colgar las perchas de una forma u otra. Luego ya cada prenda tiene "su sitio y su percha". De ese modo, por las mañanas, aunque no saque la ropa la noche antes, puedo buscármela incluso a oscuras (enciendo la luz del pasillo, para no despertar a mi abuela, que duerme en mi cuarto conmigo) con la tranquilidad de que si cojo algo de una percha, pega con lo que coja de la de al lado xD

    [...]

    ResponderEliminar
  4. [...]

    Y segundo (que con todo el tocho que me acabo de marcar ya fijo te habías olvidao que había un segundo xD), por lo de la importancia de las cosas que has comentado. Eso sí que es realmente lo importante. Saber darle a las cosas la importancia que merecen. Si bien es cierto que cada uno pondera a su manera el peso que tiene en su vida cada cosa. Yo, por ejemplo, tengo claro que no voy al trabajo a pasar modelo. Sino a trabajar. Entonces mi tiempo de por la mañana lo invierto en arreglarme, desayunar y hacer la cama. No se me ocurre, como otras compañeras mías, levantarme antes para maquillarme o pasarme las planchas pero irme sin desayunar. Eso ya te digo yo que no xDD. Al trabajo limpia por supuesto y cómoda para trabajar. No se necesita nada más en realidad. Las monerías y los complementos yo los dejo para salir (y y... jajajajaja)

    Y, aunque no tenga hijos, también hago como tú y lo tengo todo calculado con tiempos. Me levanto a las 06.30 hs. todos los días. A esa hora suena mi despertador y a esa hora me levanto. Tampoco lo pongo antes, como dices. Todo lo más que puedo tardar en levantarme es el tiempo que me lleve reaccionar y apagarlo para ponerme en pie xD. Tal y como me levanto enciendo la luz del pasillo, cojo la ropa y me voy al baño a asearme. Salgo del cuarto de baño sobre las 6.45-6.50, según. Me voy para la cocina y pongo el pan en el tostador. Mientras se tuesta el pan, vuelvo a encender la luz del pasillo y hago mi cama, que ya se habrá ventilado mientras me aseaba. Cuando termino, mi pan ya está tostado. Así que desayuno. Normalmente termino sobre las 7.05-7.10 hs. Me pongo los zapatos y me voy al cuarto de baño de nuevo. Me peino, dientes, colonia (no necesariamente por ese orden xD), bolso, cazadora vaquera, rebeca o lo que sea y saliendo de casa a las 7.20 como muy tarde para coger el autobús que sale a las 7.30 y que me deja en el polígono donde trabajo a las 7.50-7.55 h. Así que sí, me levanto a las 6.30 para estar en el trabajo a las 8.00 h. xD. Peeeeeero es importante optimizar los tiempos. Que el tiempo es un bien preciado y escaso xD

    ¡¡Un besito, guapi!!

    ResponderEliminar

Tu comentario es muy importante para mí ¡gracias por comentar!