18 de abril de 2021

Dan Diésel. El Misterio del artefacto C, de la Editorial SM

Os traigo una nueva recomendación de lectura para chicos y chicas de entre 10 y 14 años, se trata de Dan Diésel, del escritor César Mallorquí, con ilustraciones de Pablo Broseta y de la mano de la editorial SM
 

César ha creado un pequeño universo de ciencia ficción que utiliza las claves de cualquier texto narrativo para presentar a los personajes, en este caso: chico/a comienza con una situación traumática (fallecimiento de su padre) e inicia una nueva vida que le resulta de repente  muy distinta a todo lo que había vivido hasta ahora. Un pasado distinto, un nuevo futuro y unas cualidades innatas que debe potenciar a través del entrenamiento. 

A pesar de que usa los típicos tópicos, César nos mete de lleno en este mundo fantástico de universos, robots y personajes llamativos con poderes especiales con gran asombro. Presenta a los personajes a través de una descripción en la que podemos hacernos una idea clara de que esta novela es muy visual. Es por ello por lo que las ilustraciones de Pablo Broseta cobran una importancia en la historia. Aunque a mí personalmente me gusta muchísimo hacerme una idea de los personajes a través de la descripción que se hace de los mismos, las ilustraciones se presentan como muy fieles a estas descripciones. 

Dan Diésel nos cuenta la historial de Daniel, un chico de doce años que tras la muerte de su padre, tiene que irse a vivir con su tío Marc, hermano de su padre y del que apenas conoce nada. En este lugar conoce a nuevas personas, entre ellas: 

Carmen Fortuna, que se presenta como la secretaria de Marc y que en los dibujos me recuerda mucho a la nueva Carmen Sandiego de la serie de animación, lleva a Daniel con su tío. Los diálogos entre ellos dos de camino allí nos muestran a una mujer elegante y con las ideas muy claras. Además, oculta de manera suave, las grandes novedades que le esperan a Daniel en su nueva vida con su tío. 

El matrimonio Cruz, Abrahám, Emma y Gabriela, su hija. Esta peculiar familia aparecen al principio como si fuesen sirvientes del tío de Daniel, pero a medida que avanzas en la lectura y la trama vemos cómo estos personajes se configuran como claves en la historia. 

La acción comienza casi prácticamente al principio del libro, ya que es un libro con muchos sucesos rápidos y diálogos. Algo que me ha gustado mucho y que le añade algo distinto a una novela así, es la inclusión de varias páginas de cómic, que presentan el ambiente y situación de los personajes y los escenarios

Cuando deciden contarle a Daniel su verdadera identidad, éste parece no querer reconocer lo que en realidad es y vemos a un chico muy asustado, con miedo e incrédulo. No es capaz de asimilar en un principio la nueva situación, sino que se planta como alguien bloqueado ante una situación traumática. A mi parecer le sueltan la "bomba" de su historia sin mucho tacto y lo meten a saco en esa nueva vida de la que estaba alejado. Al explicarle la situación, Daniel no sabe si está soñando o si es que ha recibido un golpe en la cabeza. Creo que esta situación está escrita así a conciencia para identificarnos como lectores con Daniel y pararnos a pensar si es una historia real o de ciencia ficción y meternos de lleno en historias fantásticas de héroes con súperpoderes extraños. 

Este libro es el primero de una serie de libros con este mismo personaje, y quizá para mi gusto, los personajes y los escenarios están contados muy de pasada. Aunque ya he leído muchos libros de ciencia ficción y fantasía y las películas ayudan a que ese mundo pueda recrearse en la mente, a mí personalmente me gusta mucho que se describan en un primer libro los personajes y lugares con más detenimiento para poder hacerme una visual más exacta y meterme de lleno en la historia. 

Como en cualquier novela de estas características, siempre hay un malo malísimo y unos cuantos malos de pacotilla, a esos los calé desde el primer momento. Es lo que tiene leer mucho, al final es difícil la sorpresa. 

Es una novela que se lee de forma ágil, solo he tardado un par de días en acabarla y los diálogos breves hacen que la historia avance y quieras seguir leyendo. La verdad es que me he quedado con ganas de seguir leyendo su segunda parte y conocer más sobre estos nuevos universos y mundos que han salido de la cabeza de César Mallorquí.

La edición es muy bonita y muy cuidada. Y las ilustraciones me han encantado. Suelo fijarme mucho en la edición porque dice mucho de un libro. 

Este tipo de libros me ha recordado mucho a las historias de Ulysses Moore, en los que la fantasía y la realidad se dan la mano para crear historias muy entretenidas. 








Número de páginas: 184
Código ISBN: 9788413189536
Código interno SM: 204901Género: Ciencia ficción
Tipo libro: Narrativa
Formato: Papel
Encuadernación: Cartoné


Post patrocinado por la Editorial SM y su iniciativa Hacemos Lectores. 

26 de febrero de 2021

A veces estoy enfadado, de la Editorial SM

 "A veces estoy enfadado" es un libro de la editorial SM dentro de la colección Pequeños Grandes Sentimientos. Ya os hablé de algunos de esta colección "A veces estoy preocupado"y "Me gusta ser amable".

Este cuento nos explica a través de pequeñas historias o situaciones muy cercanas a los niños y niñas (como puede ser una fiesta de cumpleaños, donde suele haber a veces conflictos con otros asistentes al cumple) los momentos que pueden surgir de enfados o riñas y qué hacer para que ello no llegue a más. 

Parte de la base de que todo el mundo se enfada; lo cual es la realidad de cada día. 

Mi hija pequeña de 5 años lleva una racha en la que se enfada por muchas cosas: por no querer ponerse tal ropa, por no querer ducharse, por coger algún juguete que tienen los hermanos... Estos comportamientos son normales en los niños y niñas pequeños. Una de las cosas que más les cuesta es volver a la calma, y en el libro nos dan unas pequeñas ideas que podemos poner en práctica. Una de ellas es controlar la respiración, otra tranquilizarse a través del movimiento, de la música, del diálogo... 

Además, tiene una página en la que nos enseña un medidor para contar para intentar llegar a la calma. 

Al final del libro vienen pequeñas anotaciones para padres/madres y hay una de ellas que os aseguro que FUNCIONA casi al 100% "intenta distraerlo", os digo que es un consejo muy bueno. Cuando mi pequeña está muy enfadada intento distraerla haciéndole pensar en algo del colegio o preguntando por sus amigas del cole. Parece que al pensar en algo que le gusta y que le crea calma, consigo llegar a que me escuche sin gritar. 







Me gusta mucho este libro porque es de material bastante resistente, las ilustraciones son muy bonitas y coloridas, tiene solapas que le encantan a los peques...

Es un libro muy útil para padres/madres que quieran aprender un poco cómo gestionar de una forma responsable y respetuosa algunos comportamientos complicados. 



 Marie Paruit es su ilustradora y su código ISBN es 9788413185491. Si queréis saber más sobre este libro pincha aquí

9 de enero de 2021

Nosotros somos el cambio, de la editorial SM





Como primer post de este 2021 os traigo la reseña de un libro muy especial. Se trata de "Nosotros somos el cambio. Jóvenes activistas por el clima", de la autora Catalina González Vilar, de la editorial SM y su iniciativa "Hacemos Lectores" del que soy colaboradora. 

Cuando en marzo de 2020 nos confinaron en nuestros hogares, el Planeta Tierra lanzó un suspiro de alivio. Alivio en su capacidad de movimiento, en su atmósfera, en su vegetación y en su fauna. Mientras estábamos encerrados en casa compartiendo memes de papel higiénico e ideas para entretener a nuestros hijos e hijas, por fin nuestro planeta tuvo un respiro. 
Las consecuencias positivas de la pandemia no es que hayan sido muchas, pero para el Planeta ha sido un acto de reflexión y pausa que, entre otras cosas, ha llevado a muchas personas a replantearse la vida consumista de otra forma. 

Este libro, que a mi parecer sería ideal trabajarlo en el tercer ciclo de primaria y en la educación secundaria, contiene la información Clave para activar en los niños y jóvenes esa pequeña chispa que los llame a la acción y a motivar sus actitudes hacia una cultura de la sostenibilidad. 

El libro se divide en 6 partes o capítulos, cada uno de ellos dedicados a un aspecto clave de esta cultura del cambio. 



Partiendo de las historias reales de jóvenes activistas, va haciendo un recorrido por:

- La vida cotidiana: haciendo un planteamiento del día a día de un adolescente o joven dentro de aspectos como el transporte, la alimentación sostenible, la economía circular de las 7 erres: reciclar, rediseñar, reducir, reutilizar, reparar, renovar y recuperar. Además explica de forma muy clara y didáctica los aspectos relacionados con las energías renovables y el uso del agua.

- El entorno: aportando datos reales y actualizados sobre las ciudades más pobladas y la necesidad de que éstas se transformen en ciudades verdes. La biodiversidad, animales, plantas y océanos, centrándose en el gravísimo problema de los plásticos en los océanos y mares de nuestro planeta. 

- Alzar la voz: ¿Qué tipo de activismos existen? ¿Cuál te gustaría llevar a cabo? todo ello permite al lector tener una visión más amplia de los distintos movimientos por el clima, cómo hacer llegar el mensaje, la publicidad y la legislación relativa a la protección del planeta. 

- Crear comunidad y forjar alianzas: plan de actuación hasta 2030 para gestionar la crisis ecológica, recuperación de tradiciones familiares, igualdad de género y la ciencia ciudadana. 

- Y por último, un capítulo en forma de llamamiento para buscar nuevas respuestas para un nuevo mundo. 

Además, al final del libro hay un glosario con vocabulario y un índice temático. Es un libro de consulta y de concienciación, un libro interesante con ideas y mensajes motivadores. 






Lo que más me ha gustado del libro es que en cada apartado presenta una actividad sencilla de hacer y de poner en práctica, realista e incitadora del cambio, DIY en toda regla pero con sentido práctico. 

Lo que no me ha gustado mucho son las fotografías, quedan muy oscuras y no le dan fuerza al libro. En cambio las ilustraciones son geniales, me han encantado y son muy prácticas y visuales. Fáciles de entender y llamativas. 

Muchísimas gracias a SM por darme la oportunidad de disfrutar de este magnífico libro.  

Post patrocinado por la Editorial SM y su iniciativa "Hacemos Lectores". 

28 de diciembre de 2020

Mi 2020 bloguero

Hace ná estaba escribiendo sobre mi 2019 bloguero y ahora sobre el 2020. 


Dejando a un lado el odioso protagonista del 2020 que no es otro que el p——to Coronavirus, mi 2020 bloguero ha sido un pelín mejor que el anterior y además, viendo el resumen y propósitos para este año blogueril, ¡hasta he cumplido en parte!.
Para empezar, he escrito más post que en 2019, los he centrado en libros y literatura infantil y algunos post sueltos sobre mi trabajo. Así que... 2020 bloguero superado.
Este año bloguero ha traído también algunas sorpresas, volví a estar nominada (sin premio) en el MBDAY por el blog. Este año tampoco me he llevado la ansiada estatuilla a casa y se la llevó mi compañera de profesión Marona de Colors, que es una trabajadora incansable y tiene siempre al día el blog y redes sociales. ¡Una maravilla! Si no la conocéis, ya tardáis en seguirla. 

Dije que iba a hablar sobre literatura infantil y he cumplido. Sí que es verdad que he leído más libros infantiles de los que he reseñado, por lo que me doy por satisfecha. 
Mi trabajo se vio alterado por el virus en Marzo, y me centré mucho en el teletrabajo y estar en contacto con mi alumnado de cinco años. Creé una página para trabajar con ellos y fue una experiencia muy difícil de llevar a cabo. Al ser alumnos de 5 años preparé el tránsito a primaria, una graduación online, etc. De todo se aprende, pero qué complicado se volvió todo en marzo, y os lo conté aquí y aquí en una entrevista con Mónica de Madresfera y también charlé con la maravillosa Elvira de Atención Selectiva en un directo que dio para mucho. 
A nivel personal el 2020 para mí ha traído nuevas personas, algunas han significado mucho más de lo que ellas piensan y que dejan un sabor agridulce a este año. Si queréis un consejo no solicitado, no os creáis nada de lo que os diga alguien a quien apenas conocéis, en general solo dicen lo que quieres o querrías oír para conseguir algo que en cuanto consiguen, ya no les importas. Ser generosa y confiada, vulnerable en algunos aspectos no conlleva ni sentirse mejor con una misma y mucho menos ser feliz a largo plazo. Este 2021 voy a pensar un poco más en mí y sobrevivir con ello. Lo que no suma, fuera. 

Este año también ha sido un año más familiar, tanto de la familia en casa como de la familia cercana. He visto poco poquísimo a mis amigos y amigas. No hemos viajado, sino que hemos dejado la caravana en el camping donde la guardamos y hemos disfrutado mucho al aire libre, de la nueva piscina, de la familia que ha venido al camping a pasar unos días en el bungalow... También hemos ido a la playa con más asiduidad que otros veranos. Prueba de ello es que aún tengo la marca del biquini 🤣🤣🤣.
A parte de libros infantiles también he leído libros que me han gustado mucho, como Pan de Limón con semillas de amapolas o Rompamos el Hielo. 
Para los Reyes Magos he pedido un eReader porque el mío se ha estropeado y ya no me caben más libros en casa jeje. 
Este año 2020 también ha sido el año de los arreglos en casa. Ya conté hacía mucho tiempo (eh Mónica, esa estantería!!) que necesitábamos una estantería grande para alojar los miles de libros que tenemos en casa y cuando ya pasó el confinamiento y un tsunami por la casa, hemos conseguido dejarla muy acogedora. Y aunque no es un piso grande, hemos conseguido hacer que se esté a gusto y bien. Ya que el tema de mudarnos a una casa más grande, que al menos tenga dos baños y cuatro habitaciones, lo vamos a dejar para mucho más adelante (cuando consiga un destino más cerca de casa) al menos la casa en la que estamos que esté bien. 
Solo conté por Instagram algunas de las cosas que habíamos cambiado, creo que principalmente el sofá y la estantería. Pero también hemos cambiado nuestra habitación, la habitación de Ana y parte de la cocina, con mi nueva ayudante Thermomix, un gran acierto he de decir. 
Aún faltan muchas cosas: el mueble del pasillo, una lámpara para el salón, las cortinas del salón, un perchero para la entrada... Pero poco a poco iremos comprando esas cosillas. 

Otra situación que también ha llegado con el 2020 es la operación de Ana, que por azares de la vida, la iban a operar el 25 de noviembre y al final nos fuimos a casa sin saber cuándo nos volverán a llamar, con todo lo que ello conlleva. 

Este 2020 también acaba con una pérdida enorme de un ser querido, la bisabuela Ana, a la que quería como una abuela y que siempre ha estado de mi lado. Hace justo un mes estuve allí con ella hablando y me contaba que se aburría mucho, que a veces se quedaba dormida porque estaba sola. Me dio un cuello de lana y se despidió de mí con un adiós bonita, que jamás olvidaré. Estaba muy orgullosa de decir cuántos biznietos tenía (9) y era muy querida en el barrio. Siempre, siempre, llamaba para felicitar los cumpleaños y santos, cuando alguien estaba enfermo... Así que este 2020 acaba siendo muy triste. 

Deseo con muchas ganas, al igual que mucha gente que no ha tenido un buen año, que el 2021 sea mejor (lo tiene fácil la verdad) y que podamos valorar lo que tenemos y ser mejores personas. 
Para el 2021 bloguero me gustaría poner algunos objetivos realistas:
1. Escribir más post de opinión y de educación.
2. Cuidar la imagen del blog y las redes sociales. 
3. Volver a quedar finalista en los Premios Madresfera. 

Que tengáis buena entrada de año 2021 y si dejáis un comentario en esta entrada seguro que lleváis un premio seguro ☺️.



8 de noviembre de 2020

Podcast y Literatura Infantil

 Hay algo que tenéis que saber de mí si es que aún no lo sabéis. Me encanta aprender cosas nuevas. Me encanta la formación y el aprendizaje, y si tienen que ver con actividades que me apasionan pues mucho mejor. 

El caso es que en ocasiones veo cursos... y me apunto. Marido está ya un poco cansado de que tenga ese ánimo formativo (tengo horas de sobra para el concurso de traslados) y sé que cada vez que le hablo de un curso nuevo se echa a temblar. 

Ya os hablé de los cursos que he realizado sobre escritura creativa (he hecho tres) y sobre bibliotecas y también sobre blogger. En  todos ellos he aprendido algo que uso en mi vida cotidiana y para mí, no han sido horas perdidas. Puede que algún día esté más receptiva que otros pero siempre es una formación provechosa. 

El último curso que he realizado y que han sido varias tardes de jueves online, se llama Podcast y Literatura infantil. Este curso surgió de un proyecto que nació en pleno confinamiento: Podcast y a dormir.  Fueron muchos los maestros y maestras que en ese momento de confinamiento allá por los meses de marzo, abril y mayo se aclararon las gargantas y empezaron a adentrarse en el mundo de la narración de cuentos a través de los podcast. Yo me quedé con las ganas, pero me habría gustado formar parte de aquel movimiento tan atrayente. 

El caso es que en septiembre lanzaron las propuestas formativas del CEP de Marbella y allá que me apunté al curso. De él me llevo un montón de libros nuevos que no conocía y que van de cabeza a la carta de Reyes Magos familiar.

Mi situación en casa, ya que vivimos en un piso pequeño, no se presta al silencio ambiental para grabar podcast. Aunque tengo mi micrófono y se escucha bien, tengo que aprovechar los huecos para poder grabar. Aquí os dejo lo último que he grabado, espero que os guste. Os animo a seguir la cuenta de Podcast y a dormir y que nunca dejéis de contar cuentos. 



23 de octubre de 2020

Los Cazapesadillas, El inquilino fantasma. De Pedro Mañas.

 

Hoy os traigo un libro muy recomendado para esta fecha de Halloween:
El inquilino fantasma, de la serie Los Cazapesadillas,
 de Pedro Mañas, de la editorial SM. 

El libro está narrado por Max Chatarra, un singular robot que vive en un Londres del año 1893 y cuya creadora, Piper,  a la que él llama "mami", es una pequeña inventora que busca incansablemente un trabajo en el que sentirse a gusto.
Una noche se encuentra con un niño que se presenta como Lord Mortimer von Kraft, que les pide ayuda para poder solucionar un problema familiar y que requiere la ayuda de estos dos personajes. 



Lo que más me ha gustado del libro son las ilustraciones, de Luján Fernández, porque en cada una de ellas se veía plasmado con todo lujo de detalles el texto escrito. La edición del libro es espectacular, suave al tacto y muy colorida. 



Intercala algunas páginas con estilo cómic y hace muy rápida y divertida su lectura. 


En este enlace podéis encontrar dibujos para colorear y actividades para hacer https://www.literaturasm.com/cazapesadillas.

¡Haceos con el vuestro!

                                            Colección: 
Los Cazapesadillas                                                                                                       
Autor:
 
Pedro Mañas Romero                                                        
Ilustrador:
 
Luján Fernández Méndez
Número de páginas:
 
104
Género: 
Fantasía
Tipo libro: 
Narrativa


Post patrocinado por la editorial SM y su iniciativa Hacemos Lectores. 


20 de agosto de 2020

¿Qué pasa con Educación Infantil y el virus COVID-19?

Hace días que le doy vueltas a la vuelta (valga la redundancia) al colegio. 

Tengo una hija que entra al último curso de Educación Infantil, 5 años. 



Fui a hacer el pedido de los cuadernos que van a trabajar (o no) en el colegio durante el curso 2020/2021. Al pedirlos caí en la cuenta en que quizá, y solo quizá, algunos de esos cuadernos no los llegue a realizar en el centro educativo… ¡Quién nos iba a decir que cuando iniciamos el curso pasado no llegaríamos a acabarlo de forma presencial!

Este curso que va a comenzar (puede que sí, puede que no...) voy a un centro nuevo. No conozco el centro así que me he descargado sus documentos para leerlos con detenimiento. Sin embargo, uno de los documentos que me urgen más conocer es el famoso Plan Covid; un documento que los equipos directivos han tenido que realizar y están realizando adecuándolo a las características de cada centro. Porque desde arriba así lo exigen, pero solo te dan unas pautas. Ya luego, cuando los lean escogerán el más completo y se lo adjudicarán como propio desde ahí arriba, aunque lo hayan realizado los equipos directivos. 

En el documento de 17 páginas que ha sacado la Junta de Andalucía Protocolo de actuación ante casos COVID en los centros educativos 

podemos leer el protocolo a seguir en el momento de que existan sospechas de un caso en el centro. 


Ahora bien, parte de una premisa muy importante y que, me vais a perdonar, en algunos casos va a ser confianza ciega en las familias, (que la tenemos en muchos casos). Confianza en que nos van a comunicar sin demora que sus hijos o hijas están enfermos, que han faltado al centro por x motivo, han tenido contacto o no con posibles casos y que en ningún caso van a mandar a sus pequeños y pequeñas con unas decimillas de fiebre (antitérmicos mediante) al colegio. 

Pues lo siento, pero por experiencia os tengo que decir que esto es tener demasiada confianza. ¿Cual es el problema real? El problema real, en muchos casos,  no es que esa familia prefiera mandar a su hijo/a enfermo al colegio, sino que no puede dejar a ese niño/a en casa porque tiene que irse a trabajar y es menor de edad. 

Ahora entra en juego la NO conciliación que existe en el país en el que vivimos y que, a pequeña escala, genera muchas dificultades en las familias y complicaciones sociales. ¿Han escuchado las esferas políticas a las familias? No. ¿Han escuchado las esferas políticas a los maestros y maestras de a pie? No. 


¿Han desamparado la Educación en España 

desde marzo hasta AHORA? Rotundamente Sí. 



Que a día de hoy, 20 de agosto, casi 5 meses después de que se iniciara un confinamiento total sin posibilidad de preparar nada por parte de los centros, que, repito, 5 meses después no hayan tenido la deferencia de SENTARSE a organizar una vuelta al colegio segura que es primordial para las familias... dice mucho del gobierno. Que me da igual el que sea, pero que se han dejado claras las preferencias en la pandemia en cuanto a la sociedad infantil, sí. Que decidan reunirse el día 27 de agosto a decidir… hierve, hierve la sangre a cualquiera que tenga un mínimo de sentido común, porque, queridos y queridas lectoras: el sentido común en el gobierno en cuanto a la educación y la infancia no existe. 


Siendo madre de tres y maestra de infantil puedo hablar de muchas cosas de este confinamiento pasado. Desde comprobar cómo se ningunea a los niños como personas hasta cómo se ha planteado su desconfinamiento, pasando por la forma en la que se ha planteado la educación a distancia y las herramientas que nos han proporcionado a los docentes. Ya os hablé de ello aquí y resumiendo: sálvese quien pueda. Nos pilló a todos los docentes de sopetón, sin darnos ni tres días para organizar algo que, aunque se hicieran los ineptos, sabían que no iban a ser dos semanas sino mucho más. Nos engañaron, a los maestros y maestras y a las familias. 


Sigamos con la vuelta al cole. 




He buscado ideas para trabajar en educación infantil teniendo en cuenta la situación COVID que se nos viene encima. ¿Qué he encontrado? Na de na. 

Así que, yo que voy dando vueltas al coco me he planteado el escenario ficticio con un aula de infantil de tres años con una ratio de 20 (siendo generosa y no poniendo 25).


1. Mi vestimenta: normalmente suelo llevar bata de maestra, de tirantes para primavera-verano, de manga larga para otoño-invierno. ¿Qué voy a necesitar este curso? Esta vez voy a necesitar tres batas para ir lavando y desinfectando.  

- Mascarillas… he leído por ahí que hay mascarillas en las que se ve la boca, y pensando en mis alumnos/as, algunos con menos de 3 años, una persona desconocida y encima con la cara tapada... debe ser cuanto menos aterrador para ellos. La pantalla queda descartada porque no cubre los flancos. 

- Zuecos para los pies, para dejar los zapatos a la llegada dentro de una bolsa y ponerme los zuecos. 

- Guantes: compraré guantes desechables para uso propio, sé que los voy a necesitar en muchas ocasiones. 

- Pelo principalmente recogido en coleta (a no ser que al final me dé la picá y me haga un corte de pelo cortito).


2. La llegada del alumnado a clase. Aún no sé si se desinfectarán a la entrada al centro o a la entrada del aula, así que creo que un flis-flis a la entrada de forma que me sea rápido repartir sería bueno. Para colocar sus pertenencias, en vez de hacerlo en las perchas comunes quizá sería interesante enseñarles a colocarlas en sus respectivas sillas, de forma que no entren en contacto con las otras.

  1. Fila: cinta adhesiva para separar la fila de forma que no se toquen (venga, maestros/as de infantil, vamos a echarnos unas risas y saber que esto va a ser muy complicado).
  2. Aula:
  • Mesas y sillas: identificadas con su foto y su nombre en mayúsculas. Las mesas en infantil no son como las chorradas de mesas que nos querían vender en el vídeo de la Junta de Andalucía. No, perdona, no tenemos esas mesas tan molonas. Tenemos, con suerte, mesas trapecio y mesas rectangulares para Infantil en casi todos los centros. No sé si la idea de la pantalla separadora se podrá realizar, pero… si a los centros educativos se les diera una partida de dinero extra para acondicionar las aulas (ya que no van a reducir las ratios) los profes ya idearíamos una pantalla y buscaríamos las soluciones. Pero esto, hasta que no llegue al centro, no sé si podré realizarlo. Ahora bien, me veo yendo a por cartones (qué nos gusta reciclar), con forro transparente y cinta adhesiva para fabricar mis propias pantallas de protección para cada mesa. 
  • Asamblea: se podría hacer la asamblea si en el aula hubiese 12 alumnos/as, pero… ah, no, se me olvidaba que no van a BAJAR ratios. Así que nada, la asamblea cada uno en su sitio. Nada de ayudar a colocar el tiempo atmosférico, el día de la semana o quién ha faltado hoy (madre mía qué pasa si un día faltan de repente tres… miedo corriendo por las venas). Tengo que buscar canciones sobre cómo lavarse bien las manos, cómo toser en el codo, cómo desinfectarse los zapatos, las manos… Todo se andará… O se cantará. 
  • Cantos: lo sé, lo sé, canto fatal. Pero a los niños/as les canto y dicen que lo hago genial, así que como los niños siempre dicen la verdad… Si canto, deberá ser con mascarilla y bien lejos, a dos metros como poco, por lo que me veo en la puerta del aula haciendo bailes y gestos. 
  • Material de aula: PELIGRO, PELIGRO, PELIGRO.  En educación infantil todo es de todos, y los colores, plastilinas, tijeras y pegamentos se comparten. Esta vez me temo que esto no va a poder ser. Aquí mi idea (y vuelvo a que aún no sé lo que se ha establecido en mi nuevo centro en cuanto a este tema) es que cada alumno/a tenga una caja con sus materiales: su cajita de ceras, su pegamento, su tijera de punta roma, su pincel de punta gruesa, su lápiz triplus y su goma. Y su taquito de plastilina con su herramienta de cortar y amasar. 
  • ¿Qué pasa con los juguetes? Sinceramente, le doy tantas vueltas que no lo tengo claro. ¿Una bolsa individual de tela con varios juguetes que no puede compartir? ¿una bolsa de tela con juguetes por cada mesa que solo pueden compartir los niños de esa mesa? ¿Les rocio gel desinfectante a los juguetes antes de que los cojan? ¿me rocio gel desinfectante en los ojos y que jueguen? ¡¡¡¿aghhhhh?!!!

5. EL PATIO. No son pocas las imágenes que se ven de otros sistemas educativos en los que existen espacios delimitados para los alumnos/as a la hora del patio. Me lo imagino: de aquí no podemos salir, queda prohibido contactar con los amiguitos (a los que quizá ve en su recinto o el parque por la tarde - no me hagáis mala sangre que sabéis que podría darse el caso-) de la otra clase. Pero si te das la vuelta y ya ha cogido la puerta del aula… Yo, poniéndome en lo mejor…


Me planteo los posibles escenarios, en todos ellos la educación es presencial, pero… ¿y si resulta que alguien de mi aula resulta positivo? Todo cambia. Por ello, también debo tener planteada una alternativa. ¿La tiene el gobierno? ¿O va a volver a decirme a las dos de la tarde que ya no puedo volver de forma presencial al aula y guardar cuarentena?



Quería desahogarme un poco por aquí, aunque no he dicho todo lo que quería decir ni por asomo. 

11 de agosto de 2020

El libro del hospital de la editorial SM


Hoy os traigo un nuevo libro de la editorial SM y su proyecto Hacemos Lectores del que soy colaboradora. 
El libro del Hospital es un libro pop-up, de pestañas y solapas en el que podemos encontrar muchísima información sobre los hospitales. 
Ahora que estamos inmersos en una situación de pandemia mundial, que el tema de virus, hospitalización y vacunas está por todas partes, creo que este libro puede venir muy bien para los niños y niñas a partir de 5-6 años, podrían verlo niños/as más pequeños pero considero que por el lenguaje técnico utilizado puede ser mejor a partir de esta edad. 
A través de sus coloridas páginas podemos observar las distintas dependencias de un hospital, desde la entrada principal y las urgencias hasta el paritorio. 



Me ha parecido muy interesante cómo los personajes que aparecen hospitalizados son todos niños y niñas pequeños. Creo que es importante visibilizar la hospitalización infantil y las distintas situaciones que pueden darse: operación, hospitalización durante un tiempo prolongado, pruebas médicas... 
Cuando mi hijo mediano se fracturó el codo y os lo conté aquí fue todo tan deprisa que mi hijo tan pequeño (tenía casi 5 años) estaba muy desconcertado, y nosotros también. Creo que este libro muestra de forma muy gráfica y sencilla los lugares en los que tuvo que estar. 



La página que más me gusta es esta donde vemos
 a la mamá con su recién nacido en brazos. 


Su autora es Sophie Prènat, con ilustraciones de Caroline Attia.

Este curso aún no sé con qué alumnado voy a trabajar, pero si al final me toca de nuevo un aula de cinco años éste libro me parece ideal para trabajarlo en clase, para así ayudar a mis alumnos y alumnas para que lleguen a un conocimiento más amplio sobre este tema, para además fomentar el interés por el cuidado de la salud propia y de los demás. Es un libro de material resistente así que se convierte en un libro que viajará conmigo a todos mis destinos laborales jeje. 

Podéis tener más información o comprar el libro aquí.

Post patrocinado por la editorial SM.
 

23 de abril de 2020

Cómo enseñar a tu cocodrilo a lavarse los dientes

Hoy, día del libro, os traigo un cuento divertido. 
Cómo enseñar a tu cocodrilo a lavarse los dientes, de la editorial Bruño, cuya autora es Jane Clarke con ilustraciones de Georgie Birkett.

Hace mucho tiempo que tenemos este libro en casa y lo han llevado en ocasiones al cole para que lo vean en clase.




Coco es un pequeño cocodrilo que no quiere lavarse los dientes, pero Lola le insiste, le dice que la pasta de dientes sabe a fresa, que los demás cocodrilos se lavan los dientes, e incluso todos los dragones. Lola con su ejemplo le enseña de qué forma es mejor lavarse los dientes y los pasos que tiene que seguir para hacerlo correctamente. 


Me encantan las imágenes y el formato del libro, muy resistente y muy colorido a la vista. Es parte de la colección "Mis primeras rutinas", dormir, comer y bañarse. 
Creo que en estos días de confinamiento hay rutinas que han seguido y otras que cuestan muchísimo que los peques sigan. 
Lo que peor llevamos en casa quizá es el tema sueño. Se acuestan más tarde y se despiertan más tarde, por lo que es un bucle infinito que nos está costando. 
¿Qué rutinas lleváis peor en casa? 


Os recomiendo echar un ojo a este blog, 
donde vais a encontrar muchísima información de gran utilidad para el cuidado de vuestros dientes y de los pequeños. 


12 de abril de 2020

El secreto de Olga, de Patricia García-Rojo

Hoy os traigo un libro infantil de la editorial ANAYA.
El secreto de Olga, de la autora Patricia García-Rojo
que se ha alzado con el 
X Premio Ciudad de Málaga 2019 de literatura infantil.

Los Reyes Magos dejaron en mi casa este libro, pero como tenía lecturas pendientes (aún tengo más jeje) no ha sido hasta hace unos días que me pude sentar a leerlo. Se lee en un salto. 

El secreto de Olga transcurre en un futuro un tanto triste y gris, donde la basura es la protagonista. Olga tiene 10 años, una hermana enferma a causa de la contaminación, un amigo tiquismiquis de la basura y una especie de bosque dentro de su habitación. 
Pero Olga está convencida de que el destino del planeta Tierra puede cambiar.  Y que su hermana se puede curar. Y por eso tiene un secreto, que cuenta a su mejor amigo para que le cubra en su escapada para encontrar lo que ella cree que existe pero que todo el mundo dice que no es real. 
En su camino se cruza con personajes que la llevarán a su destino. Y consigue llegar al lugar donde siempre había soñado estar. 

Personalmente este libro me ha sabido a poco, me he quedado con ganas de más historias de Olga y su amigo, más soluciones a lo que ocurre en el planeta Tierra. 
Es una historia muy actual, y ahora que estamos en un momento de confinamiento, donde la naturaleza está "respirando" por fin, leer este libro hace plantearte muchas situaciones a las que hay que prestar más atención.
Las ilustraciones son de María Corredera, aquí podéis seguirla en instagram. 
Me gusta que haya capítulos cortos, dan agilidad a la historia. También que se le dé voz a los animales y el mensaje final que transmite en el capítulo 78, "los cambios grandes son pequeños", donde anima a poner nuestro grano de arena a mejorar el futuro de nuestro planeta.

Recomiendo el libro a partir de 8 años, ya que tiene un vocabulario sencillo y la trama es lineal. 




Ya he hablado de esta autora en otras ocasiones aquí cuando fue mi maestra de un curso de escritura, aquí con la reseña de su libro El mar, y aquí con la lectura del libro de la colección de la Pandilla de la Lupa. 




Lista de cosas necesarias para ir de camping [con niños pequeños]

Aviso que va a ser un post bastante largo...          Cuando éramos pequeñas mi madre y mi padre nos dieron uno de los mayores regalos q...

Sígueme en Twitter