Blog finalista VI Edición de los Premios Madresfera

Finalista Premios Madresfera 2019 Educación

23 de abril de 2020

Cómo enseñar a tu cocodrilo a lavarse los dientes

Hoy, día del libro, os traigo un cuento divertido. 
Cómo enseñar a tu cocodrilo a lavarse los dientes, de la editorial Bruño, cuya autora es Jane Clarke con ilustraciones de Georgie Birkett.

Hace mucho tiempo que tenemos este libro en casa y lo han llevado en ocasiones al cole para que lo vean en clase.




Coco es un pequeño cocodrilo que no quiere lavarse los dientes, pero Lola le insiste, le dice que la pasta de dientes sabe a fresa, que los demás cocodrilos se lavan los dientes, e incluso todos los dragones. Lola con su ejemplo le enseña de qué forma es mejor lavarse los dientes y los pasos que tiene que seguir para hacerlo correctamente. 


Me encantan las imágenes y el formato del libro, muy resistente y muy colorido a la vista. Es parte de la colección "Mis primeras rutinas", dormir, comer y bañarse. 
Creo que en estos días de confinamiento hay rutinas que han seguido y otras que cuestan muchísimo que los peques sigan. 
Lo que peor llevamos en casa quizá es el tema sueño. Se acuestan más tarde y se despiertan más tarde, por lo que es un bucle infinito que nos está costando. 
¿Qué rutinas lleváis peor en casa? 


Os recomiendo echar un ojo a este blog, 
donde vais a encontrar muchísima información de gran utilidad para el cuidado de vuestros dientes y de los pequeños. 


12 de abril de 2020

El secreto de Olga, de Patricia García-Rojo

Hoy os traigo un libro infantil de la editorial ANAYA.
El secreto de Olga, de la autora Patricia García-Rojo
que se ha alzado con el 
X Premio Ciudad de Málaga 2019 de literatura infantil.

Los Reyes Magos dejaron en mi casa este libro, pero como tenía lecturas pendientes (aún tengo más jeje) no ha sido hasta hace unos días que me pude sentar a leerlo. Se lee en un salto. 

El secreto de Olga transcurre en un futuro un tanto triste y gris, donde la basura es la protagonista. Olga tiene 10 años, una hermana enferma a causa de la contaminación, un amigo tiquismiquis de la basura y una especie de bosque dentro de su habitación. 
Pero Olga está convencida de que el destino del planeta Tierra puede cambiar.  Y que su hermana se puede curar. Y por eso tiene un secreto, que cuenta a su mejor amigo para que le cubra en su escapada para encontrar lo que ella cree que existe pero que todo el mundo dice que no es real. 
En su camino se cruza con personajes que la llevarán a su destino. Y consigue llegar al lugar donde siempre había soñado estar. 

Personalmente este libro me ha sabido a poco, me he quedado con ganas de más historias de Olga y su amigo, más soluciones a lo que ocurre en el planeta Tierra. 
Es una historia muy actual, y ahora que estamos en un momento de confinamiento, donde la naturaleza está "respirando" por fin, leer este libro hace plantearte muchas situaciones a las que hay que prestar más atención.
Las ilustraciones son de María Corredera, aquí podéis seguirla en instagram. 
Me gusta que haya capítulos cortos, dan agilidad a la historia. También que se le dé voz a los animales y el mensaje final que transmite en el capítulo 78, "los cambios grandes son pequeños", donde anima a poner nuestro grano de arena a mejorar el futuro de nuestro planeta.

Recomiendo el libro a partir de 8 años, ya que tiene un vocabulario sencillo y la trama es lineal. 




Ya he hablado de esta autora en otras ocasiones aquí cuando fue mi maestra de un curso de escritura, aquí con la reseña de su libro El mar, y aquí con la lectura del libro de la colección de la Pandilla de la Lupa. 




31 de marzo de 2020

A veces estoy preocupado, de la editorial SM

Hoy os traigo de la mano de la editorial SM el segundo libro de la colección Pequeños Grandes Sentimientos, A veces estoy preocupado. Ya os hablé del otro libro de esta colección: Me gusta ser amable.  Este libro trata las preocupaciones de los niños pequeños, sus preocupaciones. Todos tenemos preocupaciones, que no es más que ocuparnos de algo antes de tiempo. Por ello, en este libro Maya va a ir a dormir a casa de su primo Lucas, y la preocupación de Maya viene dad porque es la primera vez que va a dormir fuera de casa. Por su parte, Lucas también está preocupado porque no le gusta dormir a oscuras y de forma gráfica en una ilustración nos muestra cómo en la tripa tenemos la sensación de mariposas revoloteando. 
Clara, amiga de Maya le cuenta cómo supera sus miedos cuando está preocupada, usando como elemento su imaginación desbordante. 
Luego cuando los primos están ya juntos, deciden dibujar en unas tarjetas cuáles son sus preocupaciones, una actividad muy enriquecedora al ponerla en común usando el diálogo. 


Al igual que en libro anterior, al final viene una nota para las familias de la Doctora Janet Rose, coach emocional, donde aporta pequeñas técnicas sencillas para trabajar las emociones como los nervios o las preocupaciones. 



Poniendo su cara de preocupada


No es bueno esconder nuestras preocupaciones detrás de nuestro corazón, sino que hay que compartirlas hablando. 


Las preocupaciones empiezan en nuestra mente

Gracias a la editorial SM por su aportación a nuestra biblioteca de casa con un libro tan interesante y educativo, la educación nos mueve.

22 de marzo de 2020

Yo me quedo en casa, pero sigo con mis tareas


¡Hola! Os dejo una plantilla sencilla para organizar las tareas de los niños y niñas en casa. 
En nuestro caso, principalmente para el mayor, porque es quien además del colegio, tiene seguimiento en el conservatorio y le mandan actividades a casa que debe realizar y mandar de vuelta hechas. A ello se suma también la academia de inglés, que hace clases online y la verdad es que es una horita que él sigue conectado a esta actividad, por lo que me ha parecido una iniciativa muy buena por parte de esta academia. 
Iremos apuntando lo que debe hacer cada día y haremos check-in en las que realice. 
Al habernos enterado hoy de que esto va a ir para largo (cosa que ya sabíamos) creo que puede ser una buena manera de organizar las actividades de los más mayores. 
Mañana es lunes, que no se os olvide no salir a la calle.
Una semana más y una semana menos. Hoy ha sido anímicamente un día complicado. 

21 de marzo de 2020

La verdadera brecha en la educación


Ayer se cumplió una semana desde que salí a casi las 3 de la tarde de mi colegio, cargando una bolsa de material, como cada viernes, para preparar algo en casa. Pero esta vez antes de salir, eché un ojo a mi aula vacía. Habían acudido pocos niños a clase y ese día no la dejaba muy desordenada. Dos semanas. No es tanto, pensé. 

Soy maestra de educación infantil, tengo un aula con 21 alumnos y alumnas de 5 años (algunos ya tienen 6 porque tuvimos muchos cumples en febrero) y mi colegio está incluido entre los centros de compensatoria. Al venir de un centro de difícil desempeño, me resultó extraño que este nuevo centro se considerara de esas características, porque veía muchas diferencias. Ahora sé el porqué.

Tanto mi marido como yo somos maestros (él trabaja en Secundaria en un centro concertado, yo en infantil en un centro público) y el mismo viernes nos pusimos a organizar esas supuestas dos semanas de confinamiento escolar, cada uno según su tipo de alumnado.

El viernes me dio tiempo, porque vinieron pocos alumnos y tuve la especialidad de inglés, a fotocopiar material para mi alumnado para dos semanas, ya que se decidió no enviar a casa el libro de proyecto ni el de matemáticas. Para DOS semanas. Pero, ¿qué pasa después de esas dos semanas? Es a lo que ahora mismo le doy vueltas, porque la realidad es que no sé cómo voy a dar respuesta a eso debido a las características de mi alumnado. 

El mismo viernes me puse manos a la obra para organizar el trabajo con mi alumnado, por lo que en el ciclo de infantil se acordó realizar un site de google como plataforma de contacto entre las familias y las tutoras. 
Aunque soy usuaria de blogs, el tema sites no lo conocía, ni manejaba ni tenía ni idea de cómo usarlo, por lo que mi marido, que sí hace años que lo usa, me dio clases particulares para aprender a manejar lo básico. Y durante todo el fin de semana mis compañeras de ciclo y yo estuvimos organizando dicha página para comenzar a usarla el mismo lunes, primer día sin clases presenciales. A través de la comunicación entre nosotras y muchas horas delante del ordenador pudimos crear un sitio web para organizar el seguimiento de nuestro alumnado. 
Al presentarlo al equipo directivo como medio que íbamos a usar para nuestro ciclo, se acordó usarlo para todo el centro, ya que habían considerado que podría ser una buena herramienta de trabajo. Así que mi tarea fue ir explicando, a modo de tutoriales caseros fugaces, vía whatsapp y en tiempo récord, cómo elaborar cada sección.  No, no ha sido fácil. Mis compañeros son todos jóvenes, pero eso no quiere decir que todos ellos puedan manejar de forma fácil una plataforma con la que no hemos trabajado antes. Pero lo hemos hecho, y ¿por qué? Porque no estamos de vacaciones. 

QUE NO ESTOY DE VACACIONES, POR FAVOR
Ahora bien, como ya habéis leído en otros medios y os habrá llegado información (real o distorsionada) de que a los maestros se nos ha mandado a casa y a buscarnos las habichuelas, debo decir que ha sido así tal cual. Las "directrices" han sido estas y podéis leerlas aquí:  INSTRUCCIÓN DE 13 DE MARZO DE 2020, DE LA VICECONSEJERÍA DE EDUCACIÓN Y DEPORTE,RELATIVA A LA SUSPENSIÓN DE LA ACTIVIDAD DOCENTE PRESENCIAL EN TODO EL SISTEMA EDUCATIVO ANDALUZ POR ORDEN DE 13 DE MARZO DE 2020 DE LA CONSEJERÍA DE SALUD Y FAMILIAS
y cuyo objetivo es este: El objeto de la presente instrucción es favorecer la continuidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje y garantizar la organización y funcionamiento de los centros durante el periodo de suspensión de la actividad docente presencial como consecuencia de las medidas establecidas a raíz del virus COVID-19

Como podéis ver, en ningún caso el objetivo es machacar a las familias a "deberes" ni tampoco "desentenderse del tema". Como siempre digo, ni Juan ni Juanillo. O como dijo Aristóteles hace ya tanto tiempo:



Ya os habrá llegado por un lado las familias saturadas por tantas tareas y deberes y por otra las familias que están sin nada. 
En nuestro caso personal, desde el punto de vista familiar con hijos matriculados en la escuela pública, cuya plantilla de maestros y maestras son de edad avanzada, nos hemos encontrado con que de los tres hijos, solo uno de los maestros (casualmente, de los jóvenes) ha sido el que ha tenido un contacto hacia las familias desde el primer momento. El resto, ni un correo electrónico, ni apenas indicaciones... En segundo de primaria, les mandaron los libros a casa con la premisa "que los acaben". Y ahí ha explotado el grupo de padres y madres pidiendo explicaciones, demandando información que no se ha dado. ¿Qué hacían mientras? ¿Preparar una respuesta? Tres días laborales, ojo, sin tener noticias de ningún tipo. ¿Qué pasaba? A raíz de los comentarios de los grupos de padres y madres empezó a llegarnos información a través de los delegados y delegadas de forma, a mi parecer, muy desestructurada y sin sentido, sobre ideas, enlaces a páginas web actualizadas de forma inmediata (blogs que no se actualizaban desde hacía más de 4 o 5 años)... un cacao tal, que ha dejado al descubierto lo que ya sabemos, que las TICS en los centros están limitadas. Y OJO, que no estoy criticando a los maestros/as de mis hijos, sino a las limitaciones con las que se han topado, ya que creo que no se les dio la posibilidad de reunirse a elaborar un plan de actuación, ya que las instrucciones llegaron a los centros a las 13:45 h del viernes 13.
Y esta es la brecha de la que os hablo.
Aquí no podemos hablar de diferencias entre la pública y la concertada, aquí de lo quiero hablar es de esa brecha que antes estaba sostenida con la docencia presencial, y que ahora se va a hacer mucho más evidente.
Aquí, en nuestra casa, somos dos maestros, que estamos teletrabajando, por lo que salir de casa no lo estamos haciendo más que para sacar la basura cada dos días y para recoger un pedido una vez a la semana. Tenemos ese tiempo con nuestros hijos y tenemos las herramientas (ordenador, tablet, material escolar e impresora) para continuar con las actividades propuestas. Pero, ¿qué ocurre con los centros educativos en los que las familias no tienen recursos? ¿Qué pasa con esos niños y niñas que a duras penas trabajan en clase y que no tienen un refuerzo familiar o sus familiares deben seguir trabajando? ¿Y esas familias que ambos progenitores han perdido su empleo? Os digo una cosa, aquí va a producirse una fisura tal, que no sé por qué una Consejería de Educación no está intentando dar respuesta, o al menos, no es lo que parece.
Los maestros y maestras no somos súper-héroes, pero en estos días sí estoy viendo cómo entre todos los docentes se está compartiendo sabiduría tecnológica y material como quien comparte un tesoro. Hazlo tú también.

Yo, como maestra y también como madre, estoy pensando mucho en esta situación, y aunque sé que esto es una medida quizá precaria o quizá inviable, ¿por qué no se prepara un KIT de material para este tipo de alumnado para poder enviarlo a sus hogares? La comida es esencial y es lo primero, pero teniendo esto creo que también hay que considerar la educación como esencial.
¿Qué se podría poner en este KIT? Pensando en el alumnado de Educación Infantil esto es lo que yo incluiría a esas familias que realmente no disponen de medios en casa.
Por ejemplo, como idea

Y todo este material debería prepararlo la Consejería de Educación en cajas y enviarlo a las familias empezando por los centros de difícil desempeño y compensación educativa, y extrapolarlo a las familias que lo necesiten. 

Yo soy amante de la papelería como buena maestra infantil y dispongo de todo ese material en casa normalmente, pero ¿y el alumnado y sus familias?
Ahora es momento de dar respuesta, de plantear soluciones de forma inmediata a esta situación extraordinaria y que, tristemente, vamos a tener que vivir al menos mes y medio más o quién sabe.
Leo casi todo lo que mandan de cadenas y experiencias sobre el tema de las tareas desde casa, que los padres y madres están saturados, etc. y que los niños no se van a perder nada. Vale. Lo comparto también. Pero esa es una visión, a mi entender, bastante obtusa, ya que no todas las familias se encuentran en la situación de quienes escriben todos esos textos elaborados según las experiencias... Y sí, los niños y niñas tienen que jugar, y lo están haciendo, y están conviviendo y aprendiendo otras tareas distintas, que sí, que lo sé y es también lo que estamos haciendo en casa, pero de verdad, pensad en este texto que he escrito, porque que no vayan al colegio durante un mes o dos no es traumático, lo que sí es traumático quizá es saturar a los niños y niñas con una situación que en la mayoría de los casos, no comprenden. 



Hay tiempo para TODO, para manualidades, para yoga, para juegos de mesa, para ver películas, para pintar, descansar... Pero también para tener un seguimiento por parte de la escuela, de la que os aseguro podéis estar en algunos casos orgullosos y orgullosas de cuánto estamos poniendo de nuestra parte para estar cerca de los alumnos y alumnas.

Soy funcionaria en prácticas, ya os conté aquí que conseguí plaza con mucho esfuerzo y JAMÁS se me va a olvidar este primer curso de mi vida como maestra de Educación Infantil.
Puedes estar de acuerdo o no con mis palabras, pero lo que nadie podrá achacar a ningún docente es que estamos de vacaciones, porque NO lo estamos.


20 de marzo de 2020

¿Qué son los Premios Madresfera y a quién votar?


¡Qué pesada Ceci con que le votemos el blog en la categoría de Educación! ¡Pero para qué tanto whastapp con enlace a una web que pone Madresfera? ¿Qué es esto?
Sí, mi campaña esta vez se ha limitado mucho al móvil... perdonadme amigos, familia y compis. 

Madresfera es una comunidad de blogs, principalmente maternales, pero que se pueden dividir en distintas categorías, como ya habéis podido ver en el enlace que os he mandado varias veces. 
Además, no hace mucho que Madresfera se multiplicó para dar más cobertura a los distintos tipos de blogs y se creó Saludesfera y Saboresfera. Yo ya hice mi propuesta sobre un Profesfera o Maestrosfera (todo se andará jajaja) y es lo que vengo a contaros. 

Cuando comencé a formar parte de esta comunidad eran aproximadamente unos 3000 blogs, actualmente, más de 4500...¡que se dice pronto!
Los blogs están por todas partes, los puedes encontrar al buscar un tema, al buscar información sobre algo concreto, siempre vas a encontrar información en un blog. 
Y hoy, 20 de marzo, después de una semana de confinamiento en casa, os recomendaría, como me dijo anoche una compi, que dejéis por escrito todo lo que estamos viviendo.  
Porque esto es historia, los blogs hacen historia e historias y probablemente, dentro de 20 años, lo que hemos escrito sobre estas semanas, se convertirán en historia. 
Con esto os digo que o bien abráis un blog, un site o lo que sea, y hagáis un seguimiento propio, de vuestra familia y de vuestra situación.

Sé que tengo un careto, estoy en el
mini-balcón pero me daban rayos de sol
y he dormido unos minutos "al aire"
Yo os puedo decir que aunque no he parado de teletrabajar, mi vida personal y activa se ha ralentizado. Es una situación muy difícil para muchas personas, pero también veo y leo que hay muchas personas que están sacando lo mejor de sí, están viendo la adversidad como una oportunidad, como un momento de reflexión, familiar, personal, laboral... Y de eso se aprende. 
Ayer, después de no sé cuánto tiempo, me eché una siesta porquesí, sin pensar en "si me echo la siesta, luego tengo que recuperar el tiempo perdido" y así fue, una siesta sin remordimientos. 




Disfrutad de quienes comparten con vosotros estas 24 h al día, habrá momentos muy malos, lo sé, para muchas persona, para muchas familias, pero también momentos bonitos (aplausos a las 20:00) y 

¿os acordáis el día que pudimos salir todos a la calle con lágrimas en los ojos y nuestras mejores galas? 

Pues ese día llegará. 

¿A qué blogs votar?
(Tengo dos cuentas, así que si no aparecen algunos blogs aquí es porque los he votado con la otra cuenta.)
















18 de marzo de 2020

Me gusta ser amable, de SM

Os traigo un libro muy bonito y que creo que es muy propio para estos días, en los que los niños y niñas pasan mucho tiempo en casa y que estamos las 24 horas atendiendo y cuidando.
La amabilidad resulta ser un sentimiento ligado a tres aspectos: a la ayuda, compartir y la empatía. Habilidades sociales que los niños y niñas aprenden por imitación. Si ayudamos, ellos ayudan. Si compartimos, ellos comparten. Si nos ponemos en lugar del otro, ellos conseguirán ser empáticos

Me gusta ser amable es un libro de la editorial SM para la primera infancia, a partir de 1 año (porque tiene desplegables y pestañas) y de formato resistente y colores pastel. Me gusta que sus páginas tengan el canto redondeado y sus ilustraciones, obra de Marie Paruit, son sencillas, coloridas y suaves, transmiten calma. 














Aquí os dice mi pequeña que hay otro libro de la colección que se llama A veces estoy preocupado


Al final del libro viene una Nota para padres (a mí me gusta más cuando generalizan y ponen Nota para las familias) de la doctora Janet Rose, coach emocional y experta en la primera infancia donde nos da unas pequeñas pautas para trabajar las habilidades sociales con nuestros hijos e hijas o incluso con nuestro alumnado en clase. 
Una de las claves en las que insiste mucho es en dar ejemplo, y en eso coincido, el arbolito, desde chiquitito. 
Es curioso como un libro tan cortito y sencillo  puede trabajar un tema tan importante y grande con pequeñas pautas. 
Os lo recomiendo de verdad porque les entretiene, les gusta, les distrae y además, transmite valores...

Post colaborativo con la Editorial SM


SÍGUEME EN TWITTER

ESTOY EN FACEBOOK