5 de noviembre de 2022

10 minutos para mí

 Que dice un buen amigo mío que si saco 10 minutos al día para mí...

HAHAHAHA.


Según el diccionario....

nombre femenino
  1. 1.
    Pensamiento o consideración de algo con atención y detenimiento para 

  2.  estudiarlo o comprenderlo bien; 
    "después de una profunda meditación había decidido aceptar"

  3. 2.
    Oración o rezo que se hace en silencio, o reflexión intimista sobre algún 
    tema espiritual o 

  4. trascendente; "los místicos y los ascetas se dedican a la meditación".

Soy una madre taxista, me falta añadir el taxímetro al coche para hacerlo más real... Y no, no sé qué es eso de los 10 minutos para mí, o quizá, no tengo muy claro a qué se refieren esos 10 minutos. 
Que tengo últimamente muchos despistes, lagunas mentales, incapacidad para hacer dos cosas a la vez y agobios por ello, eso lo sé. Que me tengo que repetir mentalmente las cosas 25 veces para que no se me olviden, que tengo unos lapsus muy poco propios de mí... En definitiva, no es que no tenga 10 minutos al día, es que no sé dedicarlos a mí. 
Ayer por la tarde, después de taxistear con los niños para llevarlos a actividades y vuelta, me puse un café en mi taza nueva (¿a que es bonita?) y también me agencié unos bollitos mediasnoches con paté y queso (sí, para la dieta que no hago) mientras me sentaba en el salón, mirando por el ventanal del salón la ventolera que hacía ayer en Málaga, saboreando mi café con leche y una poca de azúcar, a la vez que escuchaba a mi hija y su amiguita del cole jugar muy distraídas y a mi mediano jugar un rato con la switch.  Que no fue meditar... pues no sé, porque consideraba con atención pero no para comprenderlo bien, que ya era viernes y tocaba parar un poco. Que a los 5 minutos me escribía mi hijo mayor para decirme que le estaba empezando a doler la cabeza y que tenía que ir a recogerlo antes... 
Ya lo he contado varias veces y lo cierto es que me relaja conducir, en algunos momentos, esa relajación pasa por poner la música que a nadie le gusta a toda pastilla con las ventanillas bajadas, otras por ir completamente en silencio escuchando los sonidos de mi coche que ya tiene 11 años y no precisamente bien..., otras escucho con atención Radio Nacional de España, que ayer hablaban sobre que hay que comer más verduras y menos carne... Lo que pasa es que como ando tan despistada ahora, aunque me sigue relajando, ya no es tan placentero. Ayer intenté que fuese lo más relajado posible, por lo que salí antes de que me avisara, para ir de forma tranquila los 14 minutos de trayecto. 
Estoy aquí escribiendo, pero no estoy aquí. Estoy delante del ordenador soltando ideas tal cual salen, pero a la vez estoy escuchando la lavadora, con las sábanas que ahora tengo que colgar en el tendedero, que hace sol, esperando que suene el sonidito que indica "Ceci, abre la lavadora y tiéndenos"... y ahí está... ya ha sonado, por lo que ahora debo acabar de escribir y ponerme a cumplir con la rutina sabadil (esta palabra no existe ¿verdad?) porque quiero poner otra lavadora más (es lo que hay los fines de semana) y también quiero hacer una tortilla de patatas porque, eh... la prometiste la semana pasada y no la hiciste (palabras textuales) y es que, a lo mejor no sé hacer muchas cosas bien, pero la tortilla no es una de ellas. 
Creo que he tardado más de diez minutos en escribir esto, no sé si cuenta como 10 minutos para mí, amigo. 
A lo mejor puedo hacer cada sábado esos 10 minutos para mí escribiendo en el blog... No sé... no sé... mientras cuelgo las sábanas quizá madure este pensamiento...
Sed buenos y sacad 200 minutos para vosotros/as. 





29 de octubre de 2022

¿A quién le da la vida?

 Quienes me conocen y tienen a bien saber de mi vida personal, saben mi situación actual. 

Pues bien, últimamente veo por todas partes la frasecica "NO ME DA LA VIDA", frase que he usado un pilón de veces pero que, al final, sí me daba la vida para hacer muchas cosas... pero, oh, oh... esos momentos de sí que me daba la vida en realidad era un más bien "se me va la vida" y en esos pequeños momentos que tengo últimamente de reflexión (que ya quisiera yo que fueran de meditación) me pregunto el por qué ahora soy incapaz de hacer varias cosas a la vez sin pifiarla. 

Y es que sí, ahora no me da la vida... 

La vida es eso que va pasando mientras a ti no te da tiempo a vivirla, así, tal cual. Seguro que de esto han hablado ya muchas personas, habrá libros dedicados a la organización, bla bla... Mira, pues yo he llegado a mi límite. 

¿Acaso será que en vacaciones mi mente ha desconectado TANTO que no soy capaz de hilar nada? Que todo me cuesta horrores en el trabajo, en casa, en mi mente. Es como si mi cuerpo fuera a un ritmo distinto a como lo hacía antes. ¿Será que he dejado el café de la tarde? ¿Será que a partir de mi edad ya todo se hace cuesta arriba? ¿Será que de manera inconsciente mi cuerpo dice que no se me ocurra meterle más caña? 

Así que ahora me veo y me siento (de sentir) cual abuela de 75 años... Eso es... 

Estoy de la rodilla fatal, de la memoria fatal, de coordinación regular, de agilidad mental de pena... Y no es que no me dé la vida... la vida me da pero a un ritmo muy distinto. Tanto como que me está costando mucho escribir ahora esto, porque no me concentro, porque si alguien entra en la habitación ya mi mente se disipa... No recuerdo lo que comí ayer ni cosas importantes a las que tengo que atender, y ello deriva en un malestar general que hace que me encuentre peor aún. 

¿Motivos? Fisiológicos en proceso de determinación, ya sabéis cómo van las cosas de palacio en cuanto a las pruebas médicas... y motivos psicológicos pues... no sé, quizá el estrés acumulado, las preocupaciones, las inseguridades, los miedos, las decepciones... no sé... puede ser cualquier cosa. Que si le sumas también el añadido de que tienes hijos en edad intensa... pues todo se multiplica, en este caso por tres. 

Que si te organizas todo va saliendo, lo sé. Y que hay que sacar tiempo para lo que te gusta, lo sé también. 

Que estoy aburrida de la ropa de verano, también. Que necesito el frío y el invierno. 

Los tés en la tetería o en casa, el abrigo y el jersey. Que se haga pronto de noche, que te dé frío en la ducha, que te tapes con el edredón y tengas los pies fríos para cabrear a tu parejo, que quiero mi bata azul, mi calcetines y zapatillas calentitos, que quiero usar el paraguas de Mary Poppins, que quiero el frío en mis cristales, usar bufanda y cuello vuelto, el babero de manga larga, las botas marrones y el panetone. La mantita en el sofá, los cinco minutos más los sábados por la mañana... 

Y hasta aquí este post churro de hoy, que como viene un puente para descansar pues me ha dado un huequito para escribir...

Sed buenos y buenas y dedicar tiempo a lo que de verdad importa, y a los amigos que de verdad están ahí, ya los conozcas desde hace un año o desde hace 20. 




23 de octubre de 2022

Una verdad muy cómoda... O cómo entiende la Consejería de Educación la Inclusión del alumnado NEAE en las aulas de Educación Infantil

Hace meses que quería sentarme a escribir sobre esta verdad tan cómoda para la Consejería de Educación que pinta de colores bonitos la inclusión del alumnado con NEAE dentro de las aulas de Educación Infantil (hablo de ello en primera persona). 

El curso pasado estuve en un centro público de la capital de Málaga. Un centro con  PTIS (profesional técnico de integración social), educadora y dos profesionales de PT (pedagogía terapéutica) y un AL (audición y lenguaje), además de la maestra de apoyo y refuerzo. Para TODO el centro. 

Censados (con dictamen) solo en Educación Infantil había, si no recuerdo mal, más de 14 alumnos/as (5 aulas de educación infantil).

En mi aula de Educación Infantil tenía un total de 19 alumnos/as. Tres de ellos con un dictamen de escolarización de TGD (trastorno general del desarrollo) asociados en los tres casos a TEA (trastorno del espectro autista). Tres alumnos con autismo (cada uno de ellos con unas características y necesidades MUY diferentes) integrados las 5 horas diarias de clase (además de 16 alumnos/as de 5 años muy diversos). La intervención de los especialistas de PT, AL, PTIS, educadora y apoyo se realizaba casi siempre dentro del aula, esos tramos de tiempo eran de 30 minutos, en algunos casos de 1 hora, que, quienes trabajáis dentro de un aula, sabéis que no son los 60 minutos de reloj al final...

A finales de septiembre comenzó una alumna de prácticas MECO (mediador/a  comunicativo/a) que permanecía conmigo las 5 horas y que fue una bendición, hasta diciembre que terminó. 

No, ninguno de mis tres alumnos con necesidades tenía un maestro/a "sombra" (Un maestro sombra es una figura que ayuda a la integración socioeducativa de niños y niñas que tienen dificultades para trabajar por sí mismos debido a su desarrollo psicosocial. No se trata de un familiar o conocido del menor, sino de profesionales que están cualificados para ejercer esta labor, ya que poseen los conocimientos necesarios para favorecer el desarrollo cognitivo y social de los pequeños, como por ejemplo el Técnico Superior en Integración Social) Fuente 

¿Y por qué unos alumnos tienen y otros no? 

¿Por qué en algunos casos esos niños/as que lo necesitan verdaderamente para estar en un aula ordinaria no tienen un maestro sombra? 

Pues porque es gestionado y PAGADO por las propias familias de los alumnos/as.  ¿Pero cuánto cuesta un maestro sombra, Ceci? Pues consultando con una mamá y maestra de un alumno/a con maestro sombra me dijo que 650/700 € AL MES.  ¿Pero no tienen una beca para eso? ¡Pues claro! ¿Sabéis cuánto dinero aporta esa beca?  Dan 900€ para gastos psicológicos (donde se incluye la ayuda para maestro sombra) y 900 € para logopeda. Para todo el curso. PARA TODO EL CURSO... a ver, Ceci, no me salen las cuentas... Entonces, si una familia no puede costear esa ayuda para su hijo/a ... ¿el alumno/a se queda sin esa ayuda para estar en un aula? Pues sí, se queda sin profesor sombra. Que hay alguna ayuda más que depende de la renta y tal, pero no, aún así es insuficiente.

Existen muchísimas dificultades además para encontrar un maestro/a con estas características, que solo puede estar 3 horas al día dentro del aula, según lo que se permite aquí y no es fácil. A veces son personas voluntarias, que cobran lo que las familias pueden y esto no puede ser así.

¿Por qué os cuento todo esto? Porque el curso pasado toqué fondo. Ya sabéis lo que me costó conseguir una plaza  y que adoro mi trabajo, pero el curso pasado llegué al nivel de frustración docente (el querer hacer y no poder porque las circunstancias de tu grupo no te lo permite) que me llevó a tener un brote de estrés que ha derivado en la necesidad de acudir a un neurólogo debido a los síntomas generados a raíz de ese estrés acumulado durante meses en los que me negué a abandonar (y tenía muchos motivos para hacerlo y muchos también para no hacerlo, y el que más me reconcomía era que yo era su séptima maestra desde que empezaron infantil... y no iba a ser una maestra que también los abandonase, no quería serlo y no lo fui). Me dejé la salud.  

¿Y por qué cuento todo esto ahora y no cuando me pasaba? ¿Qué pretendo? Algo muy sencillo...  

QUE LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN CONTRATE A LOS MAESTROS Y MAESTRAS SOMBRAS QUE CADA ALUMNO/A, ÚNICO Y CON SUS NECESIDADES PARTICULARES VA A NECESITAR. 


Que las maestras y los maestros de infantil estamos hechos de otra pasta... eso ya lo sabéis... pero que nos estamos encontrando muchísimo alumnado en el aula que necesitan más recursos personales, también. 

Que nos estamos machacando de una forma física (en algunos casos hay lesiones derivadas y otras que recibimos) y que estamos SOLAS/OS y NADIE nos escucha

Que la inclusión DEBE Y TIENE QUE SER... pero ¿en qué términos y circunstancias? Que estos alumnos/as no reciben la atención que necesitan ni merecen porque tenemos a 20 alumnos (o 24, 25...) más; que sus primeros 5 años son los más importantes y donde van a adquirir unas destrezas para el futuro...
Que en educación infantil están y luego por su situación los derivan a un aula específica o a un centro de Educación Especial, pero esos 3 años primordiales no han sido tan fructíferos porque también depende de la formación del tutor/a y si me apuras, de las ganas (hay de todo en esta profesión) y que NECESITAN TODOS/AS un maestro/a sombra que los ayude a hacer que la integración e inclusión merezca la pena. 

Desde mi humilde blog os convoco, maestras y maestros de infantil, familias y equipos directivos, debemos pedir recursos personales, debemos alzar la voz y decir que podemos pero que con los recursos personales adecuados se podría garantizar una educación de calidad para estos alumnos/as y por ende para el resto del alumnado de clase, que de una forma u otra también tienen sus necesidades que a veces no podemos atender porque se nos requiere continuamente. 


Desde aquí también pido al Presidente de la Junta de Andalucía Juan Manuel Moreno y a Manuel Alejandro Cardenete a que se sienten y decidan dejar esa verdad tan cómoda para hacer una INCLUSIÓN real y efectiva del alumnado con necesidades educativas. 

   Gracias a Vanessa, a Rocío, a Carmen y a Pili por leer el post y por sus consejos. 


Gracias a ti, por leerme. 

9 de septiembre de 2022

Postureo Docente

 Esta entrada pretende ser poco popular... 

Llevo días organizando mi aula como buenamente puedo en huecos en los que no tengo claustro, reuniones, tutorías (sí, chavales, ya he tenido dos tutorías absolutamente necesarias) y menos mal que algunas compis me están ayudando porque si no...

Pero a lo que vengo aquí es a quejarme (oye, que es mi blog y aquí escribo yo) de ese fantástico postureo instagramero de los docentes. ¿Quién dijo eso de que la virtud está en el término medio? Bueno, Aristóteles lo dijo mejor, “la virtud es una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por exceso y el otro por defecto”. Voluntaria adquirida... que yo vengo a entender que si no lo haces es porque no te da la realísima gana. 

Pues dentro del mundo docente, el postureo también se lleva al extremo... y OJO... que ya sabéis que a mí me gusta mucho instagram y subir cosillas. Pero el caso es que, no sé si será porque sigo a muchos compis de profesión, que veo esos tours instagrameros de aula tope mega súper chachis... y yo, que aún no he sentado el culo en ningún cole (atención que este es mi cole número.... tachán tachán... 12!!!!!) y que además, mi primer año como maestra de infantil con plaza me llevé todo mi arsenal de docente que estuvo años en bolsa sin trabajar... y tuvo que recogerlo todo en un día porque vino una pandemia mundial... pues este curso me he llevado... únicamente 3 cajas de mis cosas. Solo tres cajas. Y muchas son... Pero es que tengo el trastero llenico de cosas superchulas que están deseando salir al campo de batalla a jugar pero que no se me puede ocurrir hacer otra mudanza espectacular ni loca. Así que me voy a apañar. Y pondré la clase minimalista pero con gusto y para que estén a gusto mis criaturas de 3 y 4 años (es que tengo muchos alumnos que aún no han cumplido 4). 

He tenido que hacer un Marikondo en toda regla (¿por qué la gente no tira lo que está roto, viejo y obsoleto?). Así que por favor, no guardéis mierdis en las aulas y dedicad unos ratitos a tirar cosas, que luego se va acumulando y es horroroso... No sé cuántas aulas he vaciado de cosas de los años 80/90, pero os puedo decir que son muchas. 

Si queréis ver mis fotos del aula o tours... tendréis que esperar unos días más... 

¡Buen fin de semana!

4 de septiembre de 2022

Embajadora de MiCuento

 Hoy os traigo un nuevo descubrimiento. 

Este verano recibí un email en el que me preguntaban si quería ser embajadora de MiCuento y ya sabéis que en esta casa somos amantes de los libros, así que no me lo pensé mucho. 
Como me gusta siempre que recomiendo algo, ser la primera en probarlo, antes de hacer esta recomendación pedí mi primer libro personalizado. Tenéis que entrar en la web y ver lo bonitos que son los cuentos y las iniciativas que envuelven a MiCuento.  Lo que más me costó fue decidir qué cuento personalizar porque me gustaron muchos y al final elegí éste. 

Portada del libro


Puedes añadir si quieres una imagen o una fotografía, yo elegí esta porque tiene mucho significado para nosotras. 

Rellenáis los datos que queráis que aparezcan en el cuento y... ¡queda personalizado! Ana se quedó muy sorprendida porque el cuento hablaba sobre ella y su ciudad. 

La contraportada del libro queda así. 
Los libros son de calidad, la cubierta del libro es suave y las páginas de papel resistente y satinado. Los dibujos, como podéis ver, son muy bonitos, con ilustraciones, en este caso, de Marina Martín. Podéis personalizar también al protagonista o la protagonista del cuento. 

¿Quieres tener un detalle personalizado con algún niño o niña? ¡Este le va a encantar! Además, si usáis el código 

e7jylxzmzoz

tenéis un 10% de descuento directo

¿A qué esperas para pedir el tuyo? 

Su cuenta de Instagram

Su cuenta en Twitter


26 de agosto de 2022

"Adiós expectativas, hola realidad. Mitos y verdades de la maternidad real" de Mónica de la Fuente

 

Portada del libro


No es un libro de maternidad. ¿O tal vez sí?

Me cuesta catalogarlo en una determinada categoría de libros, pero podría incluirse en:
- Maternidad.
- Humor.
- Realidad.
- Reivindicación.
- Feminismo.
- Autoayuda.
- Comunidad.
- Diario.
- Consejos maternales.

No. No puedo enmarcar el libro en ninguna categoría porque la realidad es que su autora ha escrito un libro maternal sin ser un manual de maternidad de los miles que hay.

No.

Pero habla de la maternidad, su maternidad propia, con sus vivencias personales (en algunos capítulos hay que abrazarla y llorar por la sincronía).

Mónica de la Fuente, acá fundadora de Madresfera, periodista, emprendedora, autónoma y madre de dos criaturas, afincada en Madrid, nos cuenta en este libro, escrito con una sintaxis fluida y cargado de humor, la realidad vs la idea de maternidad con la que nos encontramos en el momento en el que nos quedamos embarazadas y vamos a comprar nuestra prueba de embarazo a la farmacia hasta llegar a la pre-adolescencia. Es un libro escrito partiendo de la realidad personal de la autora, lleno de sentimientos compartidos por muchas mamás recientes y las que fuimos mamás y nos pilló de lleno.

A lo largo de los 44 capítulos, podemos disfrutar de la magia con la que en cada uno de ellos nos plantea de forma estructurada, esa expectativa que existe con respecto a temas maternales, la realidad con la que ella se encontró - contada con muchísimo humor - y terminando con una reflexión personal partiendo siempre del respeto total a cada uno de los estilos de crianza que nos podemos encontrar hoy día.

Mónica nos relata con sinceridad y realidad aquellos momentos maternales por los que toda mamá o futura mamá pasa. Leyéndola he recordado mucho esos primeros momentos con mi hijo mayor, ¡qué perdida estaba yo también!

Algo que me ha gustado mucho son todas esas referencias a blogs, libros, podcast, personas... que componen la comunidad de la que también formo parte y que ha conseguido dar voz a muchos temas.

También he tenido la sensación al leerlo de que te lo está contando con un café delante o que lo estás escuchando en un podcast.


Me quedo con la idea que transmite:

la tribu, el humor, el respeto a las distintas crianzas,

los niños/as son personas y abrazar el caos.


Tenéis que leerlo. De verdad de la buena.

7 de mayo de 2022

Nos gustan tus zapatos de mariposas

No tengo nada nuevo que contar ni tampoco estoy con los ánimos por las nubes. Pero como es mi blog, y aquí escribo lo que pienso, siento y necesito soltar, pues lo hago. 

El viernes en clase lloré, los niños no se dieron cuenta porque me di la vuelta, pero me notaron distinta (oí a una decir "vamos a decirle a la seño que nos gustan sus zapatos de mariposas"); por lo que algo notaron. 
Aunque este curso estoy cerca de casa, se me está haciendo eterno. 
Al igual que el curso pasado se pasó volando, este parece que va a cámara lenta desde diciembre. Al menos para mí. 
Después de pasar el Covid por casa, de reventar físicamente la cintura con lumbalgia, buscar ayuda en la osteopatía... me he dado cuenta de que aún sigo ahí. Y digo aún, porque de momento, con achaques, sigo. Y sigo porque me gusta mi trabajo, aunque se diferencie en mil cosas de lo que podía hacer el curso pasado, pero ahí sigo. Con las miras puestas en el día 30 de junio a las 14:00 de la tarde, donde pueda decir adiós a una etapa un tanto extraña, solitaria y desgastadora en tantos niveles. Este curso no es que lleve muchas cosas para adelante, no. No es eso. Es la dificultad de no poder cambiar ciertos aspectos educativos porque "la norma" así lo exige. Y quienes hacen esas normas o protocolos, o sencillamente esos patrones que las maestras de a pie sabemos que no sirven... sinceramente, deberían pasar no una semana, sino solo 5 horas seguidas en mi aula (o en la de tres años, que también tiene "miga"). Es muy fácil orientar y decidir desde fuera (para todo en la vida, no solo para el ámbito educativo) pero muy difícil escuchar a quien te cuenta la realidad. Y la realidad de mi aula es cuanto menos desoladora... Un aula de la que me llegaron a decir "está maldita" "la peor clase del cole"... y bueno, sé que llegar la última, provisional y demás es lo que tiene... te dan lo que no quiere nadie, y no juzgo, cada cual sabe cómo debe, quiere o puede hacer las cosas, pero creo que para asignar a un docente a un aula con las características que tiene la mía, qué mínimo saber si a esa persona se la ha preparado mental y en este caso, físicamente también, para asumir la responsabilidad, además de tener la formación específica en el trastorno del espectro autista o haber tenido experiencia en esa parcela educativa. Pero bueno, DE TODO se aprende. Y este curso para mí está siendo de APRENDIZAJE. Qué distinto es cuando tienes la posibilidad de pedir algo para mejorar, qué diferencia es sentirse respaldado en un centro... qué diferencia supone trabajar en cooperación y en equipo... Y claro, una que venía de un colegio en cuyo claustro final solo hubo palabras de agradecimiento de unos a otros... pues darse con un muro de individualidad no es mi estilo. Creo que los colegios son como los grupos de amigos, pueden ser grandes y existir el buen rollo o pueden ser pequeños y no tener tanto feeling. El caso es que, ya para ir terminando este monólogo sin pies ni cabeza (porque no se puede contar todo, al menos no todo lo que me gustaría de momento...) solo quedan 7 semanas con este grupo, que además acaba etapa y pasa a primero y 8 para estar de vacaciones.  8 semanas... 



19 de marzo de 2022

Oposiciones docentes ¿Todavía quedan 3 meses? o ¿Sólo quedan 3 meses?


Hoy es día 19 de marzo. 
El 19 de junio de 2022 será el primer examen 
del proceso de Oposiciones al cuerpo de Maestros. 
Quedan 3 meses.

¿Todavía quedan 3 meses? O bien ¿sólo quedan 3 meses?


Es importante tener una actitud de ver el vaso siempre medio lleno, me costó mucho pensar que era capaz, que debía atraer la suerte, me veía a tres meses del examen con el vaso medio lleno, pensaba que no recordaba nada, que había perdido el tiempo, que sólo quedaban tres meses. Escribía mis pensamientos, encerrada en la biblioteca, en alguna de las libretas que tenía. 9 días antes del examen pensaba que iba a ser un desastre. Las 450 plazas que salieron me parecieron pocas, la cantidad de interinos que había en mi tribunal, las dificultades para dejar mi casa e irme a la biblioteca, la cantidad de horas que pasaba sentada delante de los temas y los supuestos prácticos, los viernes de 5 a 9 en la academia después de toda la semana trabajando…
Y el propio trabajo personal, ya que puedes tener la mejor formación, el mejor preparador o preparadora pero si no te matas a estudiar… se convierte en algo complicado de alcanzar.

Al final, todo suma. Las pequeñas acciones son las que van completando la formación.

Es momento de sentarse, saber elegir, centrarse, concentrarse, delegar lo que sí puedas delegar, apagar el móvil, dejar las redes sociales y decirte a ti mismo/a
“UNA PLAZA ES MÍA” y en el caso de algunas “UNA BATA DE MAESTRA TAMBIÉN ES MÍA” ♥️



Mucho ánimo a todas esas maestras/os, madres/padres, compis… y mucho más a ese grupo tan bonito que veo los jueves

#opomami #opomamicé #opositorasfueradeserie #opos #oposicionesmaestros2022 #docente #claustrodeiginfantil #claustrovirtual #soymaestra

13 de marzo de 2022

Apaga el móvil si estás con tus hijos e hijas

El viernes tuve el placer de participar como invitada en el programa de InternetdetuColorFavorito ahí os dejo el enlace por si queréis verlo. 
Me preguntaron sobre qué podría decir si de repente todos los padres y madres pudieran escucharme, y una de las cosas que dije, entre otras, era que facilitasen la autonomía de los niños y niñas, que practicasen la escucha activa y para ello, apaguen un rato el móvil. Apagar el móvil es algo que suelo hacer cuando estamos todos en casa y no hay posibilidad de urgencia, y si la hay, está el teléfono fijo de casa al que pueden llamar. 

Vivimos en el mundo de las prisas, de las redes sociales, de la inercia social que nos empuja a conectar momentos, actividades, situaciones... de forma que el "tiempo libre" se nos queda reducido de tal manera que miramos hacia atrás y de repente vemos a nuestros hijos muy mayores... 
Como madre de un hijo preadolescente puedo decir que es un niño muy hablador, pero hay cosas de las que no hablamos (porque sé que quiere esa parcela de no tener que contarle algunas cosas a mamá) pero sí hay otras muchas que me cuenta. Le presto atención y es increíble cómo con 12 años tiene pensamientos muy claros. 
Un amigo suyo que estuvo en casa se sorprendió cuando me vio jugando con él a un juego del ordenador (maravilloso Age of Empires II) al que jugué mucho en mi juventud (no es que sea una madre gamer ni mucho menos, pero me gustan los videojuegos y no juego más porque no me da la vida ya sabéis) porque según él su madre no jugaría nunca. Pues a mí me gusta compartir al menos algunos intereses con él. Hablamos del juego, de estrategias, si sabes cómo hacer tal o cual cosa. Compartir al menos un interés hacer que también quiera compartir otras sensaciones en otros ámbitos. No quiero que me lo cuente absolutamente todo, pero al menos creo (y de vez en cuando se lo repito) que sabe que si en algún momento me tiene que contar algo que le preocupe lo hará (o eso espero jejeje).
Quería hacer una entrada breve pero al final me he puesto a escribir... 



Y vosotros, ¿apagáis alguna vez el móvil? ¿practicáis la escucha activa
Si quieres saber más sobre escucha activa, Elvira del Blog Atención selectiva os lo explica muy bien aquí , así que pasad por su blog y encontraréis mucha información al respecto. 
    

12 de febrero de 2022

A mis 39

El lunes día 14 cumplo años, concretamente 39. 
TREINTAYNUEVE. 
No es la primera vez que os cuento que NO me gusta cumplir años. Sí, ya, ya... lo bueno es cumplir, etc. Que sí, pero... me pongo "mu tonta" en ese día y es raro que no llore... 

Mi último cumpleaños fue de llorar total, porque, 3 días después operaban a mi pequeña del corazón y recuerdo ese cumpleaños muy bonito pero con el corazón "encogío".  


Este año ella está emocionada y quiere celebrar una fiesta sorpresa (es que se le da mal guardar secretillos jeje) y me ha preparado un regalo casero también (me encanta cuando me regala cosas que le gustan a ella pero que quiere que tenga yo). 
Para este cumple he pensado en llevarlos al cine, que yo ya ni recuerdo cuándo fue la última vez que fuimos todos juntos. 

A mis 39 podría decirse que he alcanzado algunas de las "expectativas" o "logros" o "aspiraciones" a las que no sabía hace unos años si llegaría. Hoy puedo decir  que dentro de todas las dificultades... oye, ni tan mal. Tengo un trabajo que me gusta (aunque este año esté siendo muy difícil), estoy ayudando (creo) a otras personas a conseguir trabajar de lo que les gusta. Tengo a mi familia sana (que vaya 2021 más difícil en muchos aspectos), y también tengo muchas ideas nuevas en mente. 
No sé si este año conseguiré destino definitivo, aún así, éste será en otra provincia, por lo que no será el sitio al que me incorpore como definitiva. A veces pienso en ese momento en el que ya sepa dónde voy a estar más de un curso seguido y me emociona, mucho; porque eso de ir dando tumbos no está mal porque aprendes mucho, pero las mudanzas de material docente son criminales... 
A mis 39 también he aprendido (quizá a base de "malosratos") que la tranquilidad y paz mental está infravalorada,  la felicidad no debe estar en lucha constante con lo que debo o no debo hacer. 
A mis 39 también creo importante desanclar el pasado y seguir hacia delante, solo tenemos UNA vida... y debe ser para vivirla y disfrutarla. Poco a poco hago cosas que tienen detrás decisiones (viajar sola a Madrid, probar con Lookiero, ser preparadora, darme caprichos de vez en cuando...) que quizá hace unos años ni me habría planteado. 
A mis 39 también sé que la vida vuela y que, aunque ahora no tenga mucho tiempo de leer tranquila los 200 libros que tengo pendientes o usar mi máquina de coser, o dibujar, escribir mi libro... sé que llegará un momento en el que todo eso podrá hacerse. 
A mis 39 creo que he alcanzado ciertas metas vitales importantes para mí (al menos según mi forma de verlo) y eso da mucha estabilidad, el equilibrio hay que buscarlo poco a poco y saber que, en algún momento, ese equilibrio llega, pero tampoco hay que tener miedo a que ese equilibrio se rompa o no llegue. Todo pasa y todo llega. 
Y bueno, después de muchos días sin actualizar el blog (por falta de tiempo principalmente y también porque no sabía qué podía contaros...) esta es la primera entrada de este 2022. 
Si queréis saber más de mí, tenéis instagram y twitter.

Sed felices. 




Lista de cosas necesarias para ir de camping [con niños pequeños]

Aviso que va a ser un post bastante largo...          Cuando éramos pequeñas mi madre y mi padre nos dieron uno de los mayores regalos q...